El City dimite de la liga en el derbi

El City empezó a decir adiós a la Premier en el derbi de Manchester, superado por un United que le hizo un tremendo favor al Liverpool. Al campeón se le han acabado las fuerzas o como mínimo parece no dar más de sí, impotente frente al cuadro de Solskjaer en el Etihad. Murió en la orilla, cerca del empate en el tramo final, insuficiente en una jornada en la que ya se queda a catorce puntos del liderato. Ahora, más que nada, todo queda sujeto a un milagro imprevisible (1-2).

Se vino abajo el City como un castillo de naipes, irreconocible la imagen del campeón. El cuadro de Guardiola recibió un golpe a sus convicciones en el derbi, sobre todo porque no se había visto peor versión desde el primer año del entrenador catalán en Manchester. En la previa del choque el club anunció un nuevo acuerdo con una casa de apuestas y en ninguna se intuyó la debacle ante un United superlativo, trepidante e inspirado, mejorado al del pasado miércoles ante el Tottenham.

Se pareció más que nunca al de Sir Alex Ferguson en un momento en el que se había perdido la esperanza. Escogió un buen escenario para sublevarse, con un plan trazado que salió a pedir de boca. En la cancha de su vecino, a quien dejó en la lona tras un primer acto alucinante. Más que nada por la fragilidad inaudita de un City que fue de mal en peor, sin confianza y sin hilo. Cada llegada del United fue una amenaza latente, peligro constante cada vez que transitó hacia Ederson.

El brasileño salió al achique en un par de ocasiones. A la tercera, penalti indiscutible de Bernardo sobre Rashford. El VAR confirmó la acción y el inglés engañó al arquero de un City lento cada vez que tuvo que replegar, empujado por la celeridad de los ataques de su vecino.

Rashford cuajó una actuación majestuosa, dañino con el balón y con espacios por delante. No supo el City desactivar al inglés de ninguna manera, triturador de un rival desteñido que se quedó en estado de shock.

Más aún tras el 0-2, de consecuencias irreparables. Pudo parecer una paradoja pero el United se quedó con la tutela de un encuentro que puso patas arriba con el tanto de Martial. Un remate que fue más bien una pincelada, un toque sutil que besó la madera antes de entrar.

Cariacontecido, a Pep le quedó protestar un posible penalti de Fred por unas manos que el colegiado no penalizó. La discusión del catalán se alargó en el tiempo y perduró incluso tras el tiempo de descanso.

El pelaje del City cambió, orgulloso en la réplica aunque sin acierto. Gobernó el segundo tiempo e intimidó a un United que defendió con aplomo. Nunca pareció inestable ni mucho menos perdido como otras ocasiones sino que llegó al derbi dispuesto a dar de qué hablar. El campeón siguió a lo suyo, consciente de que se le escurría la Premier. Catorce puntos con el Liverpool son un abismo y si se quiere también una situación que deja al City pendiente tan solo de un milagro.

Se fue a por la épica Otamendi, cabeceador de un remate a la salida de un saque de esquina en el que De Gea se quedó a media salida. No se le discute al City que intente de todo hasta el final, siempre esforzado en días en los que las cosas no salen bien, pero no le alcanzó para superar las adversidades en un derbi de Manchester en el que Solskjaer sale reforzado y en el que Klopp, a distancia, celebra una jornada que le deja en situación de privilegio. La Premier solo puede ser suya.

FICHA DEL PARTIDO

Manchester City, 1

Ederson; Walker, Stones (Otamendi, 59’), Fernandinho, Angeliño; Rodri (Gündogan, 85’), De Bruyne, David Silva; Bernardo Silva (Mahrez, 64’), Sterling; Gabriel Jesus

Entrenador: Pep Guardiola

Manchester United, 2

De Gea; Wan-Bissaka, Lindelöf, Maguire, Shaw (Young, 88’); Fred, McTominay; James, Rashford, Lingard (Tuanzebe, 88’); Martial (Pereira, 73’)

Entrenador: Ole Gunnar Solskjaer

Goles: 0-1, Rashford (23’), 0-2, Martial (28’), 1-2, Otamendi (85’)

Árbitro: Anthony Taylor. Amonestó a Bernardo (22’), De Gea (54’), Pereira (74’), De Bruyne (79’), Walker (93’)

Sin Salah, los goles de Mané y Firmino mantienen la racha del Liverpool

El Liverpool de Jürgen Klopp, sin Mohamed Salah, sufrió este sábado en casa del Crystal Palace, pero gracias a los goles de Sadio Mané y Roberto Firmino logró un triunfo más en esta Premier (1-2), en la que, con 12 victorias y un empate, ninguna derrota, va lanzado en busca de ser campeón de Inglaterra por primera vez desde 1990. Los ‘reds’ llevan 30 encuentros sin perder. El de este sábado fue un triunfo de los que, tal y como fue el partido, a veces deciden los títulos.

Fue un encuentro en el que el campeón de Europa, que el miércoles recibe al Nápoles en un partido clave de la liguilla de Champions, tuvo dificultades. A los ‘reds’, sin mordiente en la primera parte, les costó mucho avanzarse en el marcador ante el Palace de Roy Hogdgson (ex técnico del Liverpool) y también defender el providencial gol de Mané. El extremo senegalés marcó en el 49’ tras recibir un balón de Andy Robertson, recuperado de sus molestias en un tobillo.

Primero, Sadio Mané
No supuso el tanto de Mané el final de los problemas del Liverpool en Selhurst Park, porque el Crystal Palace no se rindió. Y no sólo el equipo de Klopp no aumentó su ventaja para lograr la tranquilidad, sino que el conjunto de Hodgson se creció en busca de al menos evitar la derrota y tuvo varias ocasiones poniendo a prueba a un Virgil van Dijk de nuevo decisivo para su equipo. Vicente Guaitam portero del Crystal Palace, protagonizó un paradón en una gran disparo de Roberto Firmino.

Zaha nivela para el Crystal Palace
Wilfred Zaha logró finalmente en el 82’ el gol que nivelaba el marcador, asistido por Andros Townsend, tras una gran jugada en la que combinó con Benteke y en la que sorprendió a la defensa de los ‘reds’. Selhurst Park estalló de alegría y el Crystal Palace no renunciaba incluso a conseguir la victoria.

Pero, cuando Klopp ya había ordenado a Salah que se preparara para saltar al terreno de juego (el egipcio había sido reservado por sus problemas en un tobillo), apareció Firmino, con ese don para buscar los espacios, para asociarse con sus compañeros, para aprovechar cada hueco, para ver el fútbol como muy pocos, aprovechó un rechace en el 85’ y dio el triunfo al Liverpool, lanzado a por su sueño de ser campeón de Inglaterra por primera vez desde 1990. Salah volvió a sentarse en el banquillo. Esta misma tarde el Manchester City de Pep Guardiola, 4º ahora a 12 puntos del Liverpool, recibe al Chelsea de Frank Lampard, 3º a 11.

Estreno triunfal de Mourinho con el Tottenham

Victorioso estreno de José Mourinho en el banquillo del Tottenham que puso fin a una racha de cinco partidos sin conocer la victoria de los ‘Spurs’ en la Premier League. Los goles de Son, Lucas Moura y Kane tumbaron a un inoperante West Ham que sólo fue capaz de maquillar el resultado en el último tramo de encuentro con los tantos de Antonio y Ogbonna, este último ya en el minuto 96. Manuel Pellegrini ve peligrar más aún su situación tras siete choques seguidos sin ganar, mientras que el subcampeón de Europa se rearma moralmente.

La presencia en el ‘once’ de Alderweireld, Winks y Lucas Moura, y las ausencias de Sissoko, Lo Celso y Ndombele (lesionado) fueron las principales novedades con respecto al último partido de Pochettino. Mou no cambió el 4-2-3-1 y su equipo tuvo más el balón de inicio ante un rival que sólo equilibró ese dominio en fases cortas, pero que apenas creó peligro.

Tampoco es que los ‘Spurs’ dispusieran de excesivas ocasiones en el primer tramo de encuentro, pero sí las suficientes como para irse con clara ventaja al descanso. Los balones a la espalda de la zaga local de Dele Alli fueron su principal argumento ofensivo. Ya avisó en el minuto cuatro Kane con un gol bien anulado y, tras una fase larga y más aburrida de centrocampismo total, Son inauguró el marcador en el 36 con un disparo cruzado tras asistencia del citado Dele Alli.

Llegaron entonces los mejores minutos ofensivos del camiseta del Tottenham Hotspur, que aumentó el marcador gracias a un remate de Lucas Moura a centro raso de Son en el 43. Y el meta Roberto evitó que la brecha fuera mayor al descanso al sacar una buena mano a cabezazo de Davinson Sánchez en el descuento.

No llegó el tercero en esa jugada pero sí lo hizo pronto en la reanudación gracias a un impecable cabezazo de Harry Kane en el minuto 49. Ahí quedó cerrado prácticamente un partido que deparó una insulsa segunda parte de dominio de los ‘Spurs’ que sólo se alteró en el último cuarto de hora. Antonio marcó en el 73, el VAR anuló el posible 2-3 con un largo descuento aún por jugar, Ogbonna maquiló el marcador en el 96 y Mourinho se marchó con cara de pocos amigos por estos últimos minutos de relajación pese a que el triunfo no peligró y debutó con buen pie.

FICHA TÉCNICA

West Ham: Roberto; Fredericks, Ogbonna, Diop (Carlos Sánchez, 65’), Cresswell; Rice, Noble, Snodgrass, Felipe Anderson (Antonio, 46’); Yarmolenko (Pablo Fornals, 55’) y Haller.

Tottenham: Gazzaniga; Aurier, Alderweireld, Davinson Sánchez, Davies (Rose, 76’); Dier, Winks; Dele Alli (Erikssen, 79’), Lucas Moura (Sissoko, 82’), Son; y Kane.

Goles: 0-1, Son (min. 36); 0-2, Lucas Moura (min 43); 0-3, Kane (min. 49); 1-3, Antonio (min. 73); 2-3, Ogbonna (min. 96).

Árbitro: Michael Oliver. Amonestó a Diop (11’), Fredericks (38’) y Snodgrass (87’) por el West Ham; y a Davies (69’) y Kane (87’) por el Tottenham.

Espectadores: 59.930 en el London Stadium.

Preocupación en el Chelsea por el estado de forma de Kepa

El Stamford Bridge están muy preocupados por el estado de forma de Kepa Arrizabalaga, según publica Daily Mail. El que se convirtiera en el portero más caro del mundo en verano de 2018 (pagaron 80 millones de euros al Athletic de Bilbao) ha conseguido incluso arrebatarle el puesto de titular a David de Gea en la Selección, pero aunque en España esté progresando, en Londres piensan que la cosa podría mejorar aún más.

El guardameta ha encajado en lo que va de curso 25 goles en 17 encuentros (lo ha jugado todo menos la Carabao Cup), dejando su meta a cero únicamente en cuatro ocasiones. Unas cifras que no se esperaban antes de comenzar la temporada, ya que con la sanción de la FIFA que les prohibía fichar, la posición de guardameta era la única que no les inquietaba.

En el Chelsea creen que está haciendo un buen papel y el equipo no está mal ni en la Premier League (son terceros por delante de Manchester City, Arsenal, Tottenham o Manchester United) ni en la Champions League (son colíderes junto a Ajax y Valencia), pero esperan perfeccionar la técnica del español, especialmente a la hora de atajar los lanzamientos de falta, que es donde piensan que más flojea.

Es por eso que Frank Lampard ha pensado en traerse al entrenador de porteros del Derby County, el exinternacional irlandés y ex del City, Shay Given. El entrenador pidió de hecho esta incorporación a principio de temporada para estar junto a Jody Morris y a Chris Jones, pero la vacante que dejó Massimo Nenci cuando se marchó Sarri fue cubierta por Henrique Hilario. Al final, Given se quedó con Phillip Cocu en el Derby County, pero Lampard sigue empeñado en traérselo y planea realizar otro intento muy pronto.

No es la primera polémica relacionada con los entrenadores de porteros que vive el Chelsea, pues ya en 2016, Thibaut Courtois consiguió que cambiaran a Christophe Lollichon por falta de ‘feeling’ entre ellos a pesar de que llevaba en el club desde 2007.

Aunque hay preocupación en el camiseta Chelsea tailandia, con Kepa bajo palos solo han perdido cuatro encuentros; dos por un gol de diferencia (0-1 ante el Valencia y 1-2 ante el Liverpool), uno por goleada (4-0 ante el Manchester United) y uno por penaltis (2-2 ante el Liverpool), todos ellos partidos difíciles.